Crítica “Cube” (1997) – Vincenzo Natali (CON SPOILERS)

Procedo a inaugurar la sección de crítica de cine con esta maravillosa pieza de culto de finales de los 90 que nos ofrece el director de cine y guionista canadiense Vincenzo Natali.

http://www.aucoeurdelhorreur.com/vincenzo-natali-adapte-stephen-king-pour-son-prochain-film/

Empezaré pues con un pequeño resumen de la película:

Seis personas aparecen encerradas en un complejo laberinto (o literalmente dicho, cubo) de habitaciones también cúbicas (las cuáles cambian de color) que esconden trampas mortales. No saben cómo llegaron allí, pero pronto descubren que deberán resolver ciertos enigmas y sortear con habilidad todas las trampas posibles si quieren salir con vida de la formula secuencial en la que se encuentran, donde quien haga la factorización encuentra la salida.

http://cachecine.blogspot.com/2015/06/critica-cube-de-vincenzo-natali.html

 

Principalmente, quiero destacar que siendo una película de muy bajo presupuesto para los estándares actuales y grabada en un único set (solamente se cambiaban los colores del interior de cada habitación cúbica), “Cube” o “El Cubo” (en español) expone una trama, aunque un poco difícil de comprender, lógica, en la que cada personaje juega un papel definido y diferente dentro del grupo: existe la positividad y la fuerza de voluntad por entender y salir de la trampa y, de igual forma, también existe la negatividad indecisa e incluso, en ocasiones, agresiva y mortal.

En el transcurso de la película nos vamos dando cuenta de que no necesitamos realmente entender la lógica del funcionamiento del cubo para analizar la psicología de los personajes pues, mientras avanza el film, se va estableciendo el sentido del grupo con las acciones y emociones de cada uno de los personajes. Es, al fin y al cabo, una película que no deja indiferente a nadie y que supone una de las pocas cintas constituidas realmente en el género, ya no gore, sino de terror, un género genéricamente perdido en la época que se hizo, y que además hace un gran uso de connotaciones filosóficas, en las que entraré más tarde.

https://elzocodelakkamanda.blogspot.com/2016/10/de-cine-vincenzo-natali.html

 

Es así, pues, que algo destacable con lo que no me quiero realmente extender es que la película no abusa de las muertes al más puro estilo gore sino que, en realidad, el terror y la tensión lo producen la sensación de claustrofobia del encierro de los protagonistas y el temor a caer en una de las trampas mortales. De esta forma, una interpretación posible de la película podría ser la invitación al espectador a la reflexión mediante el diálogo y las acciones de los personajes, y no el causar realmente ese terror o morbo gore, aunque este esté presente.

http://www.moviesteve.com/feature-what-is-an-aseptic-white-room-thriller/

 

Para reforzar mi argumento sobre esta posible interpretación del sentido de la película hacia la filosofía, diré que los personajes, sobretodo durante el principio de la película pero durante toda ella también, se preguntan incógnitas a las que la filosofía les busca y ha buscado respuesta durante toda su historia: “¿Qué hacemos aquí?” “¿Quién ha creado esto?” “¿Por qué nosotros?”

Así pues, cada personaje tiene sus propios argumentos: Leaven (Nicole de Boer) confia en la ciencia y en su cerebro. Rennes (Wayne Robson), en el instinto de supervivencia y la habilidad. Quentin (Maurice Dean Wint) en la fuerza. Holloway (Nicky Guadgani) en permanecer unidos. Y, según la visión de Worth (David Hewlett): «No hay detrás ningún cerebro… Nadie ha creado esto y no hay salida.» Algo que nos recuerda, de alguna forma, al «Dios ha muerto» de Niestzche. Además Worth, al final, decide no salvarse y quedarse en el cubo, alegando que fuera no hay nada para él, tan solo «estupidez humana infinita», cosa que nos recuerda a Einstein y su «Solo hay dos cosas infinitas en el mundo: el Universo y la estupidez humana… Y de la primera no estoy tan seguro.»

http://laregledujeu.org/contributeur/alain-didier-weill/

 

Podemos continuar relacionando el film con la filosofía y ya compararlo directamente con el famoso Mito de la Caverna de Platón, el cual no me dignaré a explicar, pero adjuntaré un enlace en el que se relata el mito y se explica su significado: http://www.mitosyleyendas.net/el-mito-de-la-caverna/

http://www.elviajehaciael2012.com/t3448-la-caverna-una-adaptacion-de-la-alegoria-de-platon-en-plastilina-subtitulado-al-espanol

 

Si partimos del símil de que los personajes despiertan en el cubo, sin saber dónde están ni qué hacen ahí, tiene mucho que ver con el principio del mito en el que los esclavos permanecen encadenados viendo sombras grotescas, también en la máxima ignorancia en cuanto a ubicación y contexto. Luego la liberación de las cadenas de los esclavos del mito tiene sentido en la película con la búsqueda de la salida mediante el cubo madre. Las trampas mortíferas a las que son sometidas los personajes se relacionan con los objetos (los cuáles son los que producen las sombras en el mito) de los que tienen que darse cuenta los esclavos, aprendiendo así que no son reales. Existe también un posible símil en cuanto a los moderadores del cubo y los hombres que mueven los objetos en el mito de Platón, los porteadores. (Pero esto es ya en opinión de cada uno, para mí por ejemplo no existen moderadores en el cubo y por mucho que las películas que siguen a esta secuela: “Cube 2: Hypercube” y “Cube Zero” digan lo contrario, yo prefiero quedarme con el mensaje apenas claro de la primera en cuanto a este tema, ya que estas películas en cuestión son puramente comerciales y se asientan más en el gore, que también me encanta pero que no me sorprende de la misma manera que lo hace el tema de la filosofía aplicada a este tipo de filmes). Ya tras esquivar todas las trampas, los personajes llegan finalmente a la salida, donde abren la puerta del cubo y una luz segadora les muestra el mundo perfecto, es decir, el mundo de las ideas (¡más similitudes platónicas!). Al intentar ir hacia la luz, uno de los personajes (Quentin) no cree que todo lo anteriormente vivido sea mentira y trata de matarlos, relacionándolo así con la posible (y segura) reacción de los esclavos al oír la información que les aportan los que consiguieron escapar de la ignorancia (el mundo sensible) y conocer el mundo real, el de las ideas (el mundo inteligible). (¡¡Más Platón!!)

https://afewgoodfilmreviews.wordpress.com/

 

Y si, ya por último, queremos rematar el tema filosófico aquí, podemos señalar que existe también una relación con la escuela pitagórica, ya que parte del enigma de la película se resuelve gracias a los números, que es el principal arjé de los pitagóricos. (Platón también basó parte de su filosofía en la esencia de la escuela pitagórica). Yo me extendería con este tema, si me gustara. Pero como no es el caso y yo de números no entiendo, dejo adjuntado un enlace en el que se explica toda esta movida: https://andreanaranjo.wordpress.com/2007/12/26/cube-atrapados-en-una-formula-secuencial-donde-quien-haga-la-factorizacion-encuentra-la-salida/

http://pijamasurf.com/2016/04/ejercicios-de-percepcion-espiritual-1-la-retrospeccion-de-pitagoras/

 

También podemos relacionar la película y el cambio de colores en los habitáculos con la psicología del color, muy usada en la cinematografía y a la cuál pienso dedicar una entrada más adelante. Para más información, por ahora, adjunto el siguiente enlace: http://blogs.gamefilia.com/apohell/09-03-2009/20217/analisis-filmico-el-uso-de-los-colores-en-cube

http://wickedhorror.com/horror-news/cube-is-being-remade-as-cubed/

 

Es por todo esto entonces que, en mi opinión, una muy posible interpretación de la película es la invitación a la reflexión del espectador, a pensar sobre muchas incógnitas:

¿Confiamos realmente los unos en los otros? Para sobrevivir, ¿es mejor creer que hay algo más allá, creer que alguna vez hallaremos respuesta a los enigmas que hoy se nos plantean, que hallaremos la salida? ¿O, tal vez, debamos resignarnos a creer que no hay nada? ¿Es mejor jugar en equipo o solo?

El Cubo parece un perfecto símbolo de la vida misma, del camino que todos recorremos, a veces seguro, pero también otras muchas, lleno de obstáculos que superar, de enigmas que resolver y de trampas en las que no caer. De nosotros depende a quién escojamos para acompañarnos en ese camino y que técnica y filosofía/s seguir para recorrerlo.

https://cubebook.wordpress.com/

 

Haciendo uso de la filosofía, la psicología y el gore, “El Cubo” se merece esta entrada, pues es una película digna de ser catalogada arte-hasta-hartarte.


Anuncios